lunes, marzo 16, 2015

Recuperando a D-Generation

Hace apenas unos días se confirmaba la reunión de D-Generation para participar en la próxima edición del Azkena Rock Festival. Una ocasión ideal para desempolvar la que sin duda es su obra cumbre. Lo curioso es que algunos siguen preguntándose quiénes son D-Generation. Paul Westerberg de The Replacements dice que D-Generation son su banda favorita; Michael Monroe de Hanoi Rocks dice que son su banda favorita; los New York Dolls dicen que son su banda favorita; Bruce Springsteen dice que son su banda favorita; Billy Joe Armstrong de Green Day dice que son su banda favorita. ¿Convencidos?

A finales de 1995, la banda integrada por Jesse Malin, Howie Pyro, Danny Sage, Michael Wildwood y Richard Bacchus, que llevaba en activo desde 1994, graban su segundo trabajo, para su compañía, Chrysalis. Esta decide casi obviar el trabajo en lo que respecta a la promoción previa, cosa que hace que la banda decida destruir los masters, romper su contrato y firmar por Columbia. Para ellos grabarán las canciones de “No Lunch”, recurriendo además a la producción de Rick Ocasek, líder de The Cars, que debe dotar (de hecho lo consiguió) de un sonido más accesible al punk-rock de la banda.
Diecinueve años después, el disco sigue sonando impecable, cosa que dice mucho tanto de los músicos como de la producción. “No Lunch” es un trallazo y la inicial ‘Scorch’ lo deja claro. ‘Capital Offender’ es un auténtico himno, ‘Waiting For The Next Big Parade’ parece convertirlos en los herederos naturales de los Replacements, ‘Major’ parece la canción perdida de cualquier gran banda grunge de Seattle y ‘Too Loose’ es una desgarradora balada al alcance de muy pocos y una de las mejores canciones de los 90.

Recuerdo un concierto de Green Day en Barcelona en 1998. D-Generation eran sus teloneros. Servidor, como fan del trío de East Bay acudió a la sala a pasar el rato viendo tranquilamente a aquella banda semidesconocida para mí mientras bebía una cerveza. Su intensidad hizo que concentrara en ellos toda mi atención. No soy de los que piensan, como se dice en algunas críticas, que barrieron a la banda titular, pero como mínimo igualaron su propuesta. Veremos (y confío en que así sea) si en el Azkena Rock vuelven a hacer saltar la banca. Allí estaremos para comprobarlo.

Publicado en www.efeeme.com

Sonando: Scorch de D-Generation

2 comentarios:

Alex Palahniuk dijo...

Yo recuerdo un concierto que dieron con Rancid brutal. Eran muy buenos; este Azkena promete bastante, la verdad.

Anónimo dijo...

Green Day pueden barrer a alguien sobre un escenario? ja !