martes, abril 25, 2017

Matt Urmy, el último legado de Cowboy Jack Clement



Mensualmente, la edición norteamericana de la revista Rolling Stone publica una lista de nuevos artistas country que merece la pena reconocer. Evidentemente y al escoger diez artistas diferentes cada mes, hay veces en que fallan y sus recomendaciones no están a la altura, pero en general es una buena referencia para saber qué se cuece en el country actual. El pasado mes de marzo recomendaban, por ejemplo, a Matt Urmy que acaba de grabarse un discazo de tomo y lomo que responde al título de Out of the Ashes.

La revista Nasville Scene, por ejemplo, califica este álbum como el más fascinante aparecido en Nashville en la última década. Casi nada. Producido por Cowboy Jack Clement antes de su muerte, en 2013, el disco explica su historia desde su título. Las diez canciones fueron grabadas en el estudio de Clement pero desaparecieron cuando este se incendió. “Fue devastador” recuerda Urmy. Me acerqué a él y le dije “Jack ¿puedo traerte algo?”. Y envuelto en un albornoz de Elvis me dijo con los ojos llorosos “un mundo nuevo”. Por sorpresa, las cintas con las canciones de Matt fueron recuperadas entre las cenizas. Unos discos duros extraídos de las mismas consiguieron recuperarse un año después. Tan solo decidieron añadir una canción, la que da título al trabajo, para completarlo basándose en una melodía que les cedió John Prine. Pero el legendario músico que podía alardear de haber descubierto a Jerry Lee Lewis o haber tenido la idea de incluir trompetas en el «Ring of Fire» de Johnny Cash fallecía en 2013, dejando huérfano al proyecto. Afortunadamente, Urmy decidió seguir adelante, buscando alguien que quisiera editar esas canciones.

“Me recuerdas a Kris Kristofferson” le dijo Clement una vez. “No puedes cantar como él, pero tus canciones y tus letras son muy buenas”. Esas palabras han sido la guía espiritual de un Matt Urmy que no ha cejado en el empeño de editar ese disco que grabó junto a su gran amigo y mentor. Por fin, el 31 de marzo, la cosa se hacía realidad. Diez canciones que no hacían sino confirmar las palabras de Clement. La banda, impresionante, está formada por el guitarrista Kenny Vaughan (Marty Stuart), el bajista Dave Jacques (John Prine), el pianista Mike Webb (Poco) y el baterista Paul Griffith (Lucinda Williams). Casi nada. Un equipo de lujo para diez canciones, eso sí, maravillosas.  Temas tan enormes como «Gotta Be True», «Cup of Grace», «Renaissance Rodeo» o ese «We Must Believe in Magic» que anteriormente habían grabado gente como Johnny Cash o Crystal Gayle y que aquí suena de lujo en las voces de Urmy y Clement. Háganme caso. Oirán hablar de él.

Sonando: Easy Train de Matt Urmy

lunes, abril 24, 2017

Scott H.Biram, un grande a todas luces

Si Scott H. Biram no es uno de los grandes del rock de raíces actual que baje Dios y lo vea. Disco a disco, concierto a concierto, canción a canción, el tejano demuestra que pocos artistas pueden aguantar su tirón. Menos radical que en anteriores entregas, Biram sigue siendo un maestro del blues primigenio y crudo («Red Wine», hermana desde ya de «Still Drunk, Still Crazy, Still Blue»), del country-punk («Train Wrecker») y del country más tradicional («Swift Driftin’»). Domina los tempos, controla las cadencias y apabulla con sus letras. Ahí están ese «Long Old Time» una de las mejores ‘’jail songs’’ que servidor ha oído en décadas, o la espléndida «True Religion» para poner a los más místicos en su sitio. Rotundo y compacto, Biram no parece tener límites en cuanto a calidad. Mejorando paso a paso como instrumentista, algo que no hace sino consolidar su excepcionalidad como compositor, ha acabado convirtiendo cada una de sus afortunadamente habituales visitas en un auténtico acontecimiento. Es un grande de esto, pero creo que eso ya lo he dejado claro. Quédense con la copla.

Publicado en Ruta 66

Sonando: Train Wrecker de Scott H.Biram

domingo, abril 23, 2017

Conciertos 24/04-30/04: Steve Gunn, Suzy & Los Quattro, Power Burkas, Trogloditas, Fabián, Quentin Gas y Los Zíngaros...



Semana de poco movimiento, al menos en los que a conciertos de primer nivel. Entiéndanme, hablo de esos nombres que te vuelven loco de entrada. Eso no significa que no haya alguna cosita interesante en la que valga la pena dejarse caer.

Martes 25 de abril. Steve Gunn en Sidecar. Compañero habitual de Kurt Vile, la música de Gunn es quizá más luminosa que la de éste. El año pasado editaba un espléndido disco como Eyes of the Line definido así: “Tras su primer disco en solitario ‘Way out Weather’ el virtuoso Steve Gunn vuelve con un LP donde los paisajes sonoros forman un trayecto en el que perderse, un disco sobre la idea de viaje y transición rico en matices, que entusiasmará a los amantes de la guitarra”.

Viernes 28 de abril. Suzy & Los Quattro y Power Burkas en Sidecar. A mí Suzy & Los Quattro me gustan y Power Burkas también. Los primeros presentan su nuevo disco, Faster & Louder y son garantía de diversión powerpopera. El tema es que esa noche compiten con Los Trogloditas en Monasterio y Fabián celebrando los 10 años de Espera la Primavera en El Medi. Aún no he decidido.

Sábado 29 de abril. Quentin Gas y Los Zíngaros en Continental. Quizá me acerque a ver lo que hacen estos sevillanos presentando su disco Caravana. No es mi rollo, pero todo el mundo habla maravillas de ellos.

Sonando: Deserto Rosso de Quentin Gas & Los Zíngaros

viernes, abril 21, 2017

Sean Rowe, nueva tradición

La magia se tiene o no. No se puede entrenar. No se puede aprender. Y Sean Rowe la tiene. Más en su voz y en su manera de interpretar, me atrevería a decir, que en sus composiciones, sin que esto signifique que lo que escriba no tenga un buen nivel. El de Troy (Nueva York) es tan bueno, que al lado de este “New Lore”, discos como “Madman” (2014) o “Magic” (2009) quedan empequeñecidos. Y es que esta especie de híbrido imposible entre Barry White y Johnny Cash ha facturado, otra vez, un disco espléndido. Un trabajo donde los silencios aportan casi tanto como la propia música. A través de una producción exquisita, estas canciones grabadas en los míticos estudios de Sam Phillips en Memphis, consiguen atrapar al oyente con la premisa clara: menos es más. Canciones sugerentes sobre la soledad y la necesidad de todo ser humano de sentir que pertenece a algo. Buscando que nada se entrometa en ese arma brutal que es la excelsa voz de Rowe. Y lo consiguen.

Publicado en Mondosonoro

Sonando: Gas Station Rose de Sean Rowe

miércoles, abril 19, 2017

Blackfoot Gypsies, necesario rock and roll



Blackfoot Gypsies es un grupo de Nashville creado en 2019 que ahora publican su tercer disco, To the Top. Debutaron en 2012 con el autoeditado On the Loose, al que siguió en 2015 Handle It. Aunque sin duda este tercer trabajo es el mejor que nunca ha editado este grupo integrado actualmente por Matthew Paige a la guitarra y la voz, Dylan Whitlow al bajo y la voz, Zack Murphy a la batería y Ollie Dogg a la armónica. Un disco de rock clásico norteamericano con ascendencia británica, que tiene que gustar por igual a seguidores de The Black Crowes, New York Dolls y Chuck Berry que a fans de los Rolling Stones.

Temazos del calibre de «Why Should I Try» o «I’m So Blue» pueblan todo el disco, con la particular voz de Paige, a medio camino entre Jagger y Dylan, dotando de personalidad esos ¡quince temas! que no pueden dejar a nadie insatisfecho. Incluso mutan en Flying Burrito Brothers en ese delicioso «Potatoes and Whisky» o se atreven a inspirarse en el propio Dylan en «Woman Woman», heredera directa de «The Man in Me». Destinados a hacer algo grande, si este disco no lo es ya, este camino es el correcto para una de esas bandas que necesitamos como el comer. Gran noticia.

Sonando: Potatoes and Whisky de Blackfoot Gypsies