miércoles, junio 09, 2010

Letras, letras, letras...

Antes de mi viaje a tierras cántabras acabo con Un buen chico, lo último que he leído de Nick Hornsby. Y otra vez acabo un libro suyo encantado. Me flipa este hombre ¡qué le voy a hacer! Me gusta como camina su prosa y me vuelven loco esas referencias musicales que incluye en todos y cada uno de sus libros. Vengan a cuento o no, él las hace encajar. En éste las referencias a Nirvana contribuyen a hilvanar la historia que se me hace emotiva y realmente bonita.

Ahora toca otra cosa. Cambio de tercio. La pesca de la trucha en América de Gary Brautigan. Fusilo una parte de la nota de prensa. “Richard Brautigan (1935-1984) dijo una vez que su lugar en la historia -de la literatura, del mundo-, es decir, en la foto panorámica de la historia, era el lugar de las nubes. Suponemos que se refería a la parte más bonita de las fotos con nubes, pero podría tratarse de ese limbo donde, en efecto, quedaría atrapada hasta ahora la edición española de La pesca de la trucha en América, aunque gracias a este enorme librito errante más de uno llegara a imaginar el día en que se escribirían «brautigans» en lugar de novelas. Quien no lo haya leído aún y se haga con un ejemplar puede estar tranquilo: habrá conjurado la eventualidad de no descubrir nunca lo mucho que Brautigan supo hacer con tan poco. Desde luego, el escéptico podría preguntar quién se acuerda ya de este autor aunque, por nombrar a uno entre muchos, Murakami reconozca en él a un precursor y La pesca... vendiera más de dos millones de ejemplares en su momento. Habrá, pues, quien opine que sus escritos pertenecen al pasado, al igual que el espíritu con el que se le identififi ca: el hippismo y la contracultura americana de Dylan o Ginsberg. Pero Brautigan podría haber sintonizado con nuestra época si no se hubiese pegado un tiro. Por algo se ha dicho que su obra incluso anuncia a autores tan dispares como Raymond Carver o David Foster Wallace”.

El menda lleva aproximadamente un tercio del libro. Corto, por cierto. Y me está encantando. Es freak, sí, pero es grande ¿Algo más? Ah, sí, que no lo duden…Lo edita Blackie Books y eso significa que además la edición es preciosa.

Sonando: Hail Hail de Truth and Salvage Co.

5 comentarios:

NSyn dijo...

Hola, siento no haber intervenido en tiempo, los exámenes abruman un poco. Me encanta mucho que recomiendes libros.De Hornsby, no conozco en nada, pero de Richard Gary Brautigan, si. Me angustia, me desasosiega, pero me hace pensar, y eso es bueno. Lei de el posteriormente a nacer Carmen, por azar "an abortion, a historical romance" y si puedes, Edu, leelo.

Atalanta dijo...

De Hornby lo he leído todo. Quizá "Un buen chico" es el último que mantinene el nivel de las grandes, grandes "Alta Fidelidad" y "Fiebre en las gradas". La adaptación al cine también es buena con la música de Badly Brown Boy. Siempre digo que no voy a leer lo último pero acabo cayendo. Aunque flojillas, sus últimas novelas, tienen algún momento interesante.
Me apunto la referencia de Brautigan.
Oye, que gozada el fin de semana en el monte charlando con Quique y demás. Saludos.

banyasegol dijo...

He ido loco buscando ese Bruce Hornsby. No será Nick Hornsby??
Tendré que iniciarme a Brautigan por lo visto, aunque ahora tengo en mente Ishmael, el libro que inspiró Yield de Pearl Jam.
Has leído a Jim Dodge y su Fut?? joder, te va a encantar

banyasegol dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Edu Chinaski dijo...

Yes, banyasegol, en qué estaría yo pensando?