jueves, febrero 22, 2018

Robert Finley - Goin’Platinum



Cuando Dan Auerbach anunció que creaba un nuevo sello discográfico, bajo el nombre de Easy Eye Sound, el primer nombre que puso sobre la mesa como lanzamiento fue el de Robert Finley. Tenía claro que su primera referencia debía ser este músico de Lousiana que, como tantos otros, empezó muy joven a tocar la guitarra. Con once años ya hacía sus pinitos intentando copiar las melodías de los grupos de góspel que veía en la iglesia. Pero no consiguió salir adelante como músico, por lo que decide meterse en una banda militar a los que convence de la necesidad de incorporar una guitarra y con la que, casi sin saber cómo, acaba girando por Europa. A su vuelta lo intenta de nuevo, pero acaba callejeando, pidiendo dinero para comer y malviviendo al frente de Brother Finley and The Gospel Sisters. Hastiado deja la música y se dedica a ser carpintero, oficio que había aprendido de joven. Pero el destino iba a jugarle una mala pasada al empezar a perder visión hasta ser declarado legalmente ciego. Cuando todo parecía perdido, en 2015 es descubierto por los arqueólogos musicales de Music Maker, cosa que le permite llamar la atención del mismísimo Jimbo Mathus, que coproduce junto a Bruce Watson su debut, Age Don't Mean a Thing (2016), disco que le sirve para que un Auerbach, ávido de descubrir algo realmente bueno para el lanzamiento se su nueva discográfica lo fiche de inmediato, sin importarle que fuera un músico de avanzada edad. La cosa va rápida. Graban primero juntos Murder Ballads, banda sonora de una novela gráfica y luego se meten al lío. Buen ojo el del amigo Dan, porque vaya musicazo pone en el mapa. Y es que, si algunos ya disfrutamos de aquel debut, llegando a él gracias a la participación del líder de Squirrel Nut Zippers, con la etiqueta Auerbach detrás, la cosa debería alcanzar indiscutiblemente a más gente.  Rodeado de unos músicos de órdago como Gene Chrisman (Elvis Presley) a la batería, Bobby Woods (JJ Cale) a las teclas o Duane Eddy a la guitarra, Finley lo borda en todos los terrenos. “Agarramos el soul y el rock and roll y tuvimos esta criatura en forma de disco” dice Finley ¿Hace falta aportar algo más? Quizá que, aparte de lo citado, el blues y el funk también se asoman en uno de los grandes discos de música negra del año que ya se ha ido. Lo sé, no hemos hablado mucho del disco en sí, pero escuchen, escuchen. Luego ya hablamos.

Publicado en Ruta 66

Sonando: Medicine Woman de Robert Finley

2 comentarios:

JOSE LUIS MONTEALEGRE dijo...

Buen disco de este grandon

Escuchando...High and Lonesome by Woodland Echoes...country rock del bueno

JOSE LUIS MONTEALEGRE dijo...

Se me fue la pinza con la banda, escuchando high and lonesome.. by Last of the Easy Riders