lunes, noviembre 24, 2014

No más box-sets


Me confieso extenuado. Y eso que soy amante del artilugio ¡Cuántos buenos momentos me han aportado box-sets! Esas cajas con material inacabable de tu artista favorito (de turno). Esas excelentes presentaciones cargadas de fotos inéditas, comentarios, textos…¡Qué gran invento! Pero qué generador de ansiedad. Por eso necesito una pausa.

En los últimos días han caído en mis manos tres, aunque la primera responde más a un disco dobles ¡de 38 temas! Se trata de Alpha Mike Foxtrot: Rare Tracks 1994–2014, el lanzamiento de rarezas de Wilco que viene a sumarse al disco doble que Jeff Tweedy editó hace apenas unas semanas. Si juntamos sus canciones nos encontramos con 58 temas que escuchar, analizar, disfrutar o sufrir, según se tercie. Además, de las tres box-sets de las que voy hablar, la que menos me interesa, así que tras un par de escuchas queda aparcada momentáneamente.

Porque la segunda está protagonizada por la divina Emmylou Harris. Songbird: Rare Tracks & Forgotten Gems son 4 discos que contienen ¡78 canciones! Toma ya. Casi nada. Temas clásicos remasterizados y rarezas de la mujer más grande que ha dado nunca la música de raíces norteamericana. Sí, sí, llevamos 136 canciones en dos lanzamientos.

Y claro, llegó Dylan y rompió la baraja. Él solito 138 canciones. Una caja inconmensurable. Si no fuera un enfermo adicto a la compra compulsiva de discos, probablemente no haría falta que comprara ninguno más en mi vida. The Basement Tapes Complete: Bootleg Series Vol. 11 es una locura que te lleva a plantearte cuántas vidas necesitas para asimilar todo lo que incluye. Como me decía hace apenas una semana mi amigo Joserra Rodrigo, una obra para no escucharla nunca del tirón si no quieres acabar en el psiquiátrico. Unos discos para entrar con cuentagotas, picoteando. Ahora aquí, ahora allá y descubrir el tesoro que esconde cada uno de sus cortes.

Por eso debo pedirles: señores de las discográficas, esténse quietecitos unos meses y olviden las box-sets que tengo faena acumulada.

Sonando: Under control de Bob Dylan & The Band

1 comentario:

Alex Palahniuk dijo...

Proporcionan momentos impagables sin lugar a dudas. El bolsillo sufre, pero el espíritu se fortalece.