lunes, marzo 10, 2014

Jimbo Mathus, Dark knight of the soul, tema a tema



Y van once. Once veces nos ha convencido Jimbo Mathus de que es una auténtica punta de lanza de la música norteamericana.  Un verdadero estudioso de la música de raíces, curiosamente con un origen genealógico poco americano: sus antepasados pueden buscarse en Escocia e Italia. Once discos soberbios que siempre se han movido por encima del notable y que nos han mostrado a un músico inquieto, un antropólogo de acordes y estructuras,  un arquitecto de melodías. Mathus sabe sacar sus canciones de las capas que se esconden debajo de nuestra piel, llegando muy profundo y provocando unos escalofríos que cada vez se dan menos al pinchar un disco. Pero con Dark Knight of the Soul pasa. Y mucho. Porque Jimbo adquiere aquí, definitivamente,  la categoría de clásico y de grande, aunque muchos se empeñen en no darse cuenta de ello. Y lo hace con doce canciones que desgranamos a continuación.

 «Dark Knight of the soul». Abra el disco con la pieza que la da título y un piano sugerente al que se une rápidamente su voz rota. Parece la clásica balada soul hasta que los Faces hacen acto de presencia y unos coros femeninos la convierten en un tema de los que no se olvidan. Parece que Ronnie Wood se está encargando de las guitarras pero no, es Eric Roscoe Ambel, que tampoco es moco de pavo.

 «White angel». Compuesta a medias con Robert Earl Reed, que la grabó para su excelente disco Carlene, Jimbo es capaz de mejorar aquella versión.  En su voz parece una mezcla de los Black Crowes y Leon Russell. De lo mejor del lote.

 «Rock & Roll trash». Puro Rolling Stones con guiño a Lou Reed en la frase “dance to the rock & roll station” (línea incluída en «Rock & Roll»). Ya podemos empezar a discutir si este tema no podría haber salido de las sesiones de Sticky Fingers. Yo voto sí.

 «Shine like a diamond». Esta canción la escribió Jimbo para regalársela a su mujer en su boda a modo de votos matrimoniales. Su voz y su interpretación recuerdan a algo a medio camino entre Tom Petty y Van Morrison, decantándose por este último en los sha-la-las finales.

 «Writing spider». Gran canción que sólo peca de un parecido excesivo con «Dead flowers», de nuevod e los Stones. Ojo al trabajo con la guitarra de 12 cuerdas que es espectacular.

 «Tallahatchie». Otro tema firmado a medias con su amigo Robert Earl Reed, en esta ocasión en exclusiva para el disco. Puro swamp en su inicio, y country-gospel en su desarrollo, podía haber sido compuesta por Bobby Charles a finales de los sesenta. Su piano central es memorable.

 «Burn the ships». No pensar en Neil Young y sus Crazy Horse es imposible a partir del momento en que las eléctricas se superponen a la acústica en estos temas. La interpretación de Mathus parece incluso buscada para parecerse más al maestro y no hay duda de que lo consigue. Rock pesado con guitarras distorsionadas. Apocalíptica y densa.

 «Fire in the Canebrake». Bob Dylan hubiera estado encantado de incluir este tema en uno de sus discos de la etapa cristiana, por ejemplo en Slow Train’Comin’. Su cadencia recuerda a «Gotta serve somebody» y ese ritmo a medio camino entre el funky y el reggae es tan resultón como efectivo.

 «Hawkeye Jordan». El espíritu de los Grateful Dead más country hace acto de presencia con una pedal Steel a cargo de Kell Kellum espléndida.

 «Casey Caught the Cannonball». De nuevo Van Morrison parece colarse en el inicio de esta canción en la que sigue el protagonismo de la pedal Steel de Kellum.

 «Medicine». Por momentos creo que va a ser Dylan el que va a arrancar cantando «One more cup of coffee» o «Joey» pero se trata de Jimbo poniéndose en la piel de un adicto a las drogas que clama por un poco de “material” mientras le ayudan los coros de Gid y Sunny Stuckey.

 «Butcher Bird». Buen y reflexivo final con Mathus pidiendo a ese ave de presa que le oriente entre el dolor y el sufrimiento de la vida. A Daniel Lanois le hubiera encantado producirla.

Publicada por la web de Ruta 66

Sonando: Medicine de Jimbo Mathus

2 comentarios:

Josel Ramez dijo...

Buen blog, son de los pocos en que hablan temas importantes y de relevancia para la sociedad.
Saludos.

Hoteles en la del Valle

Anónimo dijo...

Gracias por reseñar. Lo escucharemos con detalle como todo lo que comentas, es especial la serie se Plásticos del momento,
alkansas.