jueves, noviembre 07, 2013

No les cuentes tus penas a tus amigos, que los entretenga su puta madre



Recuerdo la primera vez que intenté entrevistar a Miguel Ríos. Surgió la posibilidad de hacer un reportaje sobre su carrera para Ruta 66 y servidor se ofreció voluntario para hablar con él. La mala memoria de algunos directores acabaron con aquella ilusión aunque la entrevista la realizó, y muy bien, mi buen amigo Sergio Martos, autor del libro Alice Cooper. Por Un Billón de Dólares. Muchos se preguntarán ¿Alice Cooper y Miguel Ríos? ¿Un dylanita como yo y el granadino? Claro, pero es que hablamos de rock señores y Miguel, mal que pese a muchos, ha sido y es eso. Es rock. Los que no lo entienden así se apresuraron a soplarle guantazos a mi amigo Martos y a la revista por incluir a Miguel Ríos en el sagrado Ruta 66 ¿nos hemos vuelto locos? Estamos hablando de un tipo que vio a Elvis en Las Vegas, que ha tocado con Jim Capaldi y que ha compartido cartel con Los Lobos, entre otras muchas cosas ¿hace falta decir más?

Ahora me encuentro leyendo su libro, su autobiografía, escrito de forma excelente, por cierto. Cosas que siempre quise contarte. Y cómo se disfruta. Fue Lapido el último en recomendármelo en nuestro último encuentro en Madrid: “tío Miguel ha vivido mucho y lo mejor es que se acuerda de todo. Tiene una memoria prodigiosa”. Y ahí estoy comprobándolo. Después de cumplir aquel anhelo entrevistando al granadino para mi libro sobre Quique González pude comprobar que en Miguel había tanto rock como suponía. La lectura de su autobiografía debería ser obligatoria para todos aquellos que amamos esa música. Dejar prejuicios aparte ayudaría a muchos a descubrir un “trozazo” de historia de nuestro rock. Como él cuenta ya se lo dijo Quique cuando se enteró que se despedía de los escenarios “será una despedida rock and roll ¿no?”. No podía ser de otra manera Quique.

Sonando: Bajo la lluvia de Miguel Ríos

(*) El título del post es una cita de Antonio Gamero con la que empieza el libro.

1 comentario:

Mamá Chinaski dijo...

Aquí te gano :-)

Yo ya me lo he leído y te he chinchado un montón de días con "este libro te va a gustar". :-)

A mi me ha encantado, aún no siendo una gran fan de Miguel Rios, creo que vale muchísimo la pena.