lunes, abril 20, 2015

Lecturalia (primer trimestre 2015)



Tiempo llevaba ya sin pararme en los libros leídos (con alguna excepción que ha merecido entrada propia), así que ahí va un resumen de lo leído estos tres primeros meses de 2015. Bueno, bonito y variado, como siempre.

Se Se Sabrà Tot – Xavier Bosch (304 páginas). Primera aparición literaria de un personaje destinado a la permanencia: el periodista Dani Santana. En esta ocasión acompañado por un carismático personaje como el Senza. Para engancharse a la serie, sin duda.

Galveston – Nic Pizzolato (288 páginas). Tocaba leer esta novela firmada por uno de los creadores de True Detective que, lo cierto, hace honor a su fama. No hay sorpresa, está todo lo que tiene que estar en una novela de serie negra con los gángsters como protagonistas.

El Murmullo – Milo J. Krmpotic (192 páginas). Sigue Krmpotic empeñado en abrir un nuevo camino en lo que respecta a la novela negra y su último trabajo es un paso más. Aquí tan importantes como habitualmente puede ser detectives, ladrones o mafiosos, lo son los espectros que rodean a una protagonista tan bien definida como de costumbre. Talibanes del género se rasgarán las vestiduras, el resto disfrutarán como cosacos (Reseña publicada en Mondosonoro).

Canciones Para Enmarcar – Jaime Urrutia (240 páginas). El cantante de Gabinete Caligari hablando sin rubor de sus temas favoritos por diferentes motivos. Entretenido, aunque servidor esperaba mucha más carnaza en algunas cosas y, sobre todo, más anécdotas.

La Entrega – Dennis Lehane (192 páginas). Reconocida por convertirse en su versión literaria en el último papel que interpretaba el gran James Gandolfini antes de su muerte, llega de la mano de Black Salamandra este cuento relato corto del súper ventas que es ya Dennis Lehane. Para la ocasión abandona los grandes criminales protagonistas de muchas de sus novelas para centrarse en pequeños delincuentes y personajes de baja calaña que juntos integran una sector de la sociedad turbio. Ahí está el alcohólico agente Torrres, tan obsesionado por la religión como por las drogas. El desenfrenado Eric Deeds, con una personalidad cercana a la psicopatía. La ex prostituta y ex novia de este último Nadia, tan oscura como entrañable. El primo Marv, ladrón de poca monta que arriesga el pescuezo por cambiar su ingrata existencia de cabo a rabo. Y, en medio de todo, el bueno de Bob y su pit-bull encontrado en la basura. Un puzzle que se va construyendo de manera ágil para dar forma a una historia dinámica y adictiva. Que no todo van a ser grandes tochos destinados a ejercer de pisapapeles, hombre. (Reseña publicada en Ruta 66)

Ed Wood: Platillos Volantes y Jerseys de Angora – Miguel A. Parra (144 páginas). Repaso a la vida y obra del llamado peor director de la historia del cine. Biografía justita aunque disfrutable.

Mercado de Invierno – Philip Kerr (416 páginas). Un entrenador de fútbol bocazas y malcarado que se cree por encima del bien y del mal es asesinado en Inglaterra.  Más allá de los paralelismos con alguien que la mayoría identificaremos, más que entretenida y disfrutable. Que no les asuste sus condición de Best seller.

Cultos Paganos – Ezequiel Martínez (255 páginas). Es más fácil definir qué no es este libro a lo contrario. Ni novela, ni poesía, ni teatro, ni cuentos. O quizá es que los textos aquí recogidos tienen un poco de todos esos géneros. En todo caso se leen con interés y suponen un soplo de aire fresco a la, en muchas ocasiones, envarada estilísticamente escena de las letras nacional. Un aplaudo por la osadía. (Reseña publicada en Mondosonoro)

El Miedo Más Profundo – Harlan Coben (368 páginas). Siempre disfruto de las aventuras de Myron Bolitar. Aquí está la séptima, con hijo imprevisto incluído.

Paul Está Vivo – Héctor Sánchez y David Sánchez (219 páginas). Recopilatorio de anécdotas rockeras que se lee de un tirón. Ameno y fugaz.

¿Acaso les Molesta el Ruido que Retumba en mi Sesera? – Steven Tyler (449 páginas). Reconozco que me costó horrores meterme en él e incluso lo abandoné tras cien páginas, pero al final me enganché a las aventuras del cantante de Aerosmith. Eso sí,e speraba más carnaza.

El Cas Del Serrell – Albert Gil (240 páginas). Novela negra sobre el robo de unos derechos de autor. Drogas, sexo, rock and roll. Pues eso. Encantado.

Justicia Poética – Elliott Murphy (237 páginas). Hace unos días hablaba de ella por aquí, así que no me extenderé. Fantástico western a cargo de uno de los grandes losers del rock americano.

Lo que Pasa Cuando no Pasa Nada – Jordi Cervera (64 páginas). Poesía marcada por un montón de nombres propios pertenecientes al mundo del rock. Canciones sin música. Muy bueno.

LIBRO DEL MES

Matar a mi Madre – Jules Feiffer (160 páginas). Magistral novela gráfica, excelentemente dibujada y con un argumento tremendamente adictivo. Libro del trimestre por méritos propios.

Sonando: Bad of Ford de Ray Wylie Hubbard

1 comentario:

Alex Palahniuk dijo...

Totalmente de acuerdo en lo que dices de la biografía de Steven Tyler: desorganizada, cuanto menos, y bueno, si te gusta Gavlestone, ve a por lo último de Ellroy ya. Abrazos, Eduardo, espero que esto te guste:

http://www.ourgodsaredead.blogspot.com.es/2015/04/el-nervio-del-volcan-el-fin-de-caifanes.html