lunes, mayo 29, 2017

Homenaje a Gregg Allman

El sábado recibíamos el bofetón de la muerte de Gregg Allman. Duro golpe para aquellos que amamos el rock and roll. Aunque debemos irnos acostumbrando. Muchos de nuestros ídolos, marcados a menudo por una vida de excesos, deben ir cayendo por ley de vida. Probablemente a Chris Cornell o Jimmy LaFave no les tocaba. Seguro, de hecho. Pero aunque Gregg era relativamente joven para morir (69 años) su vida al límite ya había dado algún aviso a su salud, llegando incluso a ser intervenido para un trasplante de hígado. Quizá su turno sí había llegado. El caso es que el gran Gregg Allman se ha ido y para homenajearlo recupero el texto que escribí para Ruta 66 cuando se anunció el adiós de la banda de su vida, los Allman Brothers. Te echaremos de menos Gregg.

Recuerdo pasar por delante del escaparate de la desaparecida Discos Balada, en la calle Pelai de Barcelona. Ninguna de las veces que pasé por allí (y fueron cientos) pude evitar echarle un ojo, cosa que solía acabar, el 90% de las ocasiones con una visita no siempre lo fugaz que hubiera preferido mi tarjeta de crédito. En esta ocasión fue un vinilo de seis tipos con pinta de macarra, sentados en un callejón y mirando a cámara sonriendo lo que me llamó la atención. The Allman Brothers Band At Fillmore East rezaba el título, y a por él me fui.

Porque no, no me cautivó su música, de los Allman lo primero que me llamó la atención fue aquella portada en blanco y negro. Pero después ¿hay mejor forma de entrar en una banda que poner un disco y que suenen seguidas esas excelentes versiones de  «Statesboro Blues» de Blind Willie McTell, «Dome Somebody Wrong» de Elmore James y «Stormy Monday» de T Bone Walker?  Eso es jugar con ventaja amigos. Así te ganas a cualquiera. Por eso sería muy fácil para mí decir que mi disco favorito de los hermanos Allman es aquel directo que me los descubrió, pero es que creo que ese álbum no debe entrar en estos juegos. Por abusón. Es demasiado bueno. Está a demasiados años luz de todos los demás y es una apuesta ganadora y fácil.

No optaré tampoco por una rareza. Ni iré de exquisito diciendo que Brothers on the Road es mi disco favorito del grupo y que solo yo me he dado cuenta. Lo que sí voy a hacer es huir de los clásicos y optaré por Hittin’ the Note como mi preferido y mi elegido para conmemorar este adiós. Al menos mientras escribo estas líneas. Y ahora van los porqués.

Primero porque esa portada cargada de elefantes le encanta a mi hija, y a mí también, y me recuerda esa forma en la que entré en la banda: por el magnetismo de una imagen. Y segundo, y huyendo de aspectos que alguno podría considerar más banales, porque me parece un disco tremendo de principio a fin que llega cuando poco esperaba de los Allman Brothers. Ah, benditas expectativas. Esas que te hunden cuando ansias un disco y que pueden llevarte al cielo cuando has dado un grupo por perdido. Pinchar el «Firing Line» que abre el disco fue como oír música celestial. Malditos cabrones. Lo habían vuelto a hacer. Catorce discos después conseguían volverme a tener con el culo pegado al sillón durante sus once canciones. Fustigarme por haber llegado a tener la osadía de dudar de ellos debía ser el siguiente paso, aunque eso ya son otras historias que quizá no vienen a cuento.

Publicado en www.ruta66.es

Sonando: Southbound de Allman Brothers

1 comentario:

JOSE LUIS MONTEALEGRE dijo...

Mis dos grandes musicos que se han ido estos años,los dos golfos y artistas hasta la medula, los dos inventores, los dos empiezan por G, uno el de los putos Eagles, el otro el de los maravillosos Allman Bros